Orlando Valdés

Publicaciones sobre el sistema eléctrico paraguayo.

Por la bajante, Acaray llegaría solo al 30 % de su producción

2 minutos de lectura

01 de octubre de 2021

Por : Noé Última Hora

Baja. La Central de Acaray disminuyó su producción este año.

 

Dos de las cuatro máquinas que operan en la central hidroeléctrica de Acaray están paradas desde hace dos meses, debido al bajo caudal del río Paraná, afectando a la producción de energía de la represa, que llegaría a fin de año solo al 30% de su producción anual habitual, según estimó el ingeniero Félix Barrios, jefe de División de Generación de la Central Acaray.null

El profesional señaló que la histórica bajante del caudal del río Paraná causa que dos de las máquinas estén fuera de funcionamiento, motivo por el cual también aprovechan para realizar el mantenimiento de una de ellas.

“Cuando el río Paraná está muy bajo, tenemos una situación de sobresaltos que imposibilita que dos de las máquinas (la tres y la cuatro) de la Central de Acaray puedan operar con seguridad. En tanto, las máquinas uno y dos no tienen problemas de operar con los niveles del Paraná que ahora se registran”, indicó.

Recordó que actualmente se atraviesa el segundo año de la crisis hidrológica a causa de la sequía iniciada en el 2020. “Este año se siente mucho más el faltante de agua. Cuando el ciclo hídrico estaba con afluencias altas, la producción de la Central de Acaray llegaba habitualmente a los 1000 GWh-año. Sin embargo, estimamos que este año la producción estaría por debajo de 500 GWh-año, menos del 50% de su producción típica”, puntualizó el ingeniero.

El funcionario explicó que Acaray actualmente está operando cerca de los cuatro metros por debajo de su cota nominal y ya fue consumiendo las reservas de los embalses para cubrir la demanda.

Barrios detalló que la producción de Acaray representa entre 3,5% y 5% de la producción energética anual del Sistema Interconectado Nacional (SIN) del país, que incluye la producción de las centrales de Itaipú y Yacyretá.

Por su parte, el ingeniero Axel Benítez, asesor en temas energéticos del sector privado, comentó que la producción de Acaray representa un ahorro de al menos USD 30 millones anuales para la ANDE, firma que podría comercializar esa energía al Brasil o la Argentina, y llegar a recaudar hasta USD 100 millones anuales. “La crisis hídrica podría ser una oportunidad para inyectar dólares con su venta a países vecinos. La ANDE podría vender 90% de la energía de Acaray y no solo el 14% de su producción”, contó.

Especificó que Acaray produjo un promedio anual de 995 GWh, entre 2013 y 2020, y recalcó que el año pasado alcanzó 580 GWh. Benítez lamentó que la central de Acaray arrastre problemas en su producción desde el 2020 y se extraña de que no se solucionó, considerando que debería sobrar más agua en el embalse de la represa, debido a que solo operan dos de sus cuatro unidades generadoras.

En junio último, como parte de un acuerdo entre Itaipú y la ANDE, técnicos de la binacional realizaron tareas de mantenimiento de una de las cuatro turbinas de Acaray, ubicada en Hernandarias, Departamento de Alto Paraná.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *