Orlando Valdés

Publicaciones sobre el sistema eléctrico paraguayo.

Extinción de la deuda de Itaipú.

4 minutos de lectura
Es importante no mezclar las tareas que son de exclusiva competencia del Estado paraguayo con aquellas relacionadas a la revisión del Anexo C en sí. No pasan de ser ajustes de carácter técnico administrativo, y que se concretaran indefectiblemente en la binacional, inclusive de manera automática.
Reducción de la tarifa de Itaipu

Reducción de la tarifa de Itaipu

(*) Por : M.Sc. Ing. Orlando Valdés.

Introducción.

La extinción de la deuda de Itaipú es uno de los asuntos a considerar durante la revisión del Anexo C en el año 2023. Es un hecho previsto de suceder desde el instante de la firma del Tratado y sus documentos complementarios.

Sin embargo, aun así, nos ha tomado desprevenidos.

La tarea principal pendiente es responsabilidad exclusiva del Estado paraguayo.

Consiste en definir metas relacionadas con al desarrollo económico y social del país utilizando como herramienta la ventaja competitiva de disponer de abundante hidroenergía barata, a partir del 2023.

Hoy, la urgencia del Estado es definir si promoverá o no la utilización masiva de la energía hidroeléctrica, u optará por su cesión, o venta en el mercado eléctrico de nuestros socios en las binacionales.

Todas estas opciones requieren condiciones diferentes para su aplicación.

Para la toma de decisión es necesario un análisis de la realidad nacional a la luz de la pandemia del Covid 19 que azota nuestro país.

El enfoque deberá ser sistémico y considerando una realidad de hierro, que el Paraguay por mucho tiempo aún, dispondrá de energía eléctrica barata. Esto se debe a que el gran volumen de energía barata afectara a la baja la tarifa de cualquier canasta de energía que se constituya en el país.

El Ejecutivo y el Legislativo hasta la fecha no han divulgado ningún trabajo o delineado algún plan sobre estos temas. El país esta huérfano en directivas de que hacer con los beneficios que generara indefectiblemente la reducción de la tarifa de Itaipu.

Es importante no mezclar las tareas que son de exclusiva competencia del Estado paraguayo con aquellas relacionadas a la revisión del Anexo C en sí.

El menor de los problemas son los asuntos relacionados con los aspectos técnicos operativos derivados del manejo de la binacional.

No pasan de ser ajustes de carácter técnico administrativo, y que se concretaran indefectiblemente en la binacional, inclusive de manera automática.

La revisión del Anexo C, específicamente, se desarrollara exclusivamente en el ámbito binacional, a cargo de técnicos del sector eléctrico nacional y diplomáticos.

Estas tareas pueden ser divididas en –por lo menos– tres vertientes:

1- Los temas relacionados con los costos del servicio de electricidad y los beneficios para las Altas Partes Contratantes.

2- La ejecución de obras previstas en el Anexo B del Tratado y pendientes a la fecha.

3- Los nuevos requerimientos del Paraguay en el ámbito de la Itaipú Binacional, a partir del año 2023. Entre ellos ajustes en el Anexo A.

Proyección costo unitario de potencia y energía en Itaipu (2017/2030).
Costo unitario de potencia y energía en Itaipu (2017/2030)

Reducción del costo unitario por extinción de la deuda.

El costo unitario de producción de la Itaipú se reducirá automáticamente, conforme está previsto, por la extinción de la deuda. Es decir , independiente de que se realicen o no otros acuerdos en el ámbito de la binacional.

La reducción del costo del servicio de electricidad es el sueño dorado de cualquier país o empresa. Solo en Paraguay se «duda» de su conveniencia.

Es potestad exclusiva del Estado paraguayo determinar la tarifa interna más conveniente para el país, en este caso el de la Ande.

Más aun considerando las secuelas económicas que perduraran en el pos Covid 19. Esta tarifa es independiente de cualquier negociación con el Brasil.

Las tarifas de la Ande luego del 2023, podrán ser reducidas proporcionalmente a la reducción de la tarifa de Itaipu producto de la extinción de su deuda , o ser mantenidas en su valores actuales. Pero nunca aumentarlas.

Si, obtener un mejor margen de rentabilidad para la Ande. Y con esto posibilitar el incremento de los recursos financieros necesarios para la construcción de infraestructura para atención del crecimiento de la demanda nacional.

Inclusive, por qué no, subsidiar la tarifa para las industrias que tengan la característica de ser mano de obra intensiva.

El objetivo debe ser promover la utilización plena de la energía para acelerar la recuperación económica mediante la creación de fuentes de trabajo para la población.

La futura tarifa de Ande , dependerá de la decisión que tome el estado paraguayo sobre como utilizar la enorme cantidad de energía eléctrica barata.

La orientación se traducirá en una política tarifaria de la energía eléctrica de la Ande para sus usuarios. Esta en la practica se constituirá en uno de los pilares para la reactivación de la economía nacional.

Mala gestión de las binacionales.

Los abusos en salarios y beneficios personales detectados en la binacionales y los registros de mala utilización de los recursos destinados a las obras sociales y de infraestructura han dañado profundamente la credibilidad del gobierno y de la cúpula dirigencial de las binacionales..

Se suma a esta debacle el cierre de las puertas de Itaipu y Yacyreta a la auditoria a ser realizada por la Contraloría General de la Nación (CGN).

Esto nada mas confirma que nada bueno se está gestando en ellas.

Es hora de colocar las cosas en su lugar, la reducción de la tarifa en Itaipu por extinción de la deuda de nada servirá si el carnaval de hechos punibles endilgados a sus gerentes continúan impunemente vigentes.

Esto debe acabar. Los hechos han llegado a niveles insostenibles. El pueblo lo demanda.

(*) Ingeniero Electricista. Jubilado Ande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *